parallax background

¿Dar gracias o estar agradecido?

Avistamiento de aves
February 10, 2021
No nací para soñar
March 10, 2021

Por William Fonseca

Hace unos días en mi cabeza y en mi corazón se generó la siguiente inquietud: ¿es lo mismo dar gracias que estar agradecido? 

En nuestro diario vivir nos vemos envueltos en situaciones y actividades en las cuales les expresamos a las persona la tan usada y bien conocida palabra “gracias”

Esta palabra denota educación, emoción o ilusión. Es un sentimiento que se convierte en una palabra que nos sale con mucha facilidad al vivir un momento emotivo. 

Pero en muchas ocasiones se vuelve algo momentáneo. Se convierte en algo mecánico, en algo rutinario, que no sale verdaderamente de lo más profundo de nuestro corazón. Cuando damos las gracias, estamos finalizando una situación específica.  

Es muy normal que si estás en un restaurante y pides la cuenta, después de pagarla le digas “gracias” a la persona que te atendió. Ejemplos de esta situación podría traer muchos. En todo momento estamos envueltos en situaciones y alrededor de personas donde esta expresión la utilizamos de una manera natural y continua.

Para ilustrar un poco más esta inquietud que vino a mi cabeza y corazón, voy a contar una situación personal. En el año 2016 tuve una enfermedad delicada, la cual me habría llevado a la muerte si no se hubiera tratado a tiempo. Fueron días difíciles para mí en todo sentido, físico, emocional y espiritual. Me vi enfrentado a cuestionar mi fe; no entendía por qué esa enfermedad había llegado a mi vida. 

Fui trasladado de una clínica particular, a un hospital público. Continuaba sin entender el porqué de todo. Yo debía estar aislado debido a la enfermedad que había adquirido, situación que no se dio; por el contrario, estuve en una sala de observación con adultos mayores. Continuaba pensando ¿qué está pasando con mi vida? ¿Por qué me está sucediendo esto a mí?

En esa sala de observación pude ver el cuidado y el amor de las enfermeras hacia los adultos mayores, su dedicación y esfuerzo por cuidar de personas que no eran de su familia; para ellas no era simplemente un trabajo. Y mi caso no fue la excepción; me cuidaban, me animaban, me ayudaron durante el tiempo que estuve allí. 

Por supuesto mi esposa e hijas estuvieron conmigo en todo momento. Mi esposa llegaba a las 7 am y se iba a las 10 pm. Estaba demasiado débil y no podía valerme por mí mismo, debido a mi poca saturación de oxígeno. Mi esposa me ayudaba a bañar, a vestir, me daba la comida, me consolaba cuando me ponía a llorar, oraba por mí, me amaba en todo momento. Como lo escribí anteriormente, no fue un tiempo para nada fácil. 

Para terminar la historia, mi recuperación fue muy rápida; pude salir de ese hospital, que detestaba cuando llegué. Salí de este lugar totalmente agradecido con todo el personal que me cuidó durante ese tiempo.

Esta situación, como muchas otras que me han sucedido, me ha llevado a dar respuesta a mi inquietud y llegué a la siguiente conclusión. La gratitud es algo que nace en lo profundo de nuestro corazón; no es simplemente una palabra que carece de sentido en situaciones particulares.

 “Sólo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud” – Jean de la Bruyère

Ahora entiendo completamente la diferencia entre dar gracias y estar agradecido. 

“La gratitud es la memoria del corazón” – Lao Tse

La gratitud es algo que sentimos y que además nos impulsa a la acción. A través de ella, reconocemos las cosas buenas de nuestra vida, ya sean intangibles o tangibles, y actuamos en consecuencia.

Actualmente, estoy totalmente agradecido por cada día de vida que Dios me permite disfrutar; agradecido por mi esposa, hijas y nieto. Agradecido por mis padres, mi hermano y su familia. Agradecido por la familia de mi esposa. Agradecido por mi trabajo. Agradecido por mis pastores. Agradecido por mi comunidad Ekklesia Bogotá. Agradecido por mis amigos. En fin, hay tantas cosas por las cuales estoy agradecido, que me demoraría mucho mencionándolas. 

¿Y tú, tienes motivos para estar agradecido?

Colosenses 3:17 (TLA) Y todo lo que hagan o digan, háganlo como verdaderos seguidores del Señor Jesucristo, y denle gracias a Dios el Padre por lo que Cristo ha hecho por ustedes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.