parallax background

Día 4* Saca la basura

Le tengo miedo al papel
January 13, 2021
Día 5* Propósito
January 15, 2021

¿Te consideras un templo? La Biblia dice que tu cuerpo es el templo del Espíritu Santo. Tenemos que sacar “la basura” del templo de Dios para que podamos escuchar Su voz con claridad y prepararnos para las cosas nuevas que Él quiere hacer en y a través de nosotros. Incluso si vas a la iglesia, lees la Biblia y adoras, hay momentos en los que necesitas darle a tu alma una limpieza de esas bien profundas, para que esté fresca nuevamente.

A medida que vivimos nuestras vidas, con el tiempo podemos “llenarnos de basura”.  Si bien nuestro espíritu es eternamente renovado a través de Cristo, nuestra alma, que es la intersección de nuestra mente, voluntad y emociones, puede volverse pesada, negativa y perezosa.

La demanda constante en nuestra mente, las distracciones y el ruido pueden abrumarnos y ponernos en una niebla espiritual. La vida tiende a acumular presión y dolor, lo que hace que nuestras emociones se salgan de control. A medida que nos cansamos y nos dejamos abrumar, nuestra conciencia puede volverse insensible, sin molestarse realmente por cosas que una vez nos acusaban. La voz de Dios se apaga lentamente y comenzamos a perder nuestra pasión por Él. El fuego interior disminuye y comenzamos a funcionar en piloto automático, operando desde una posición de obligación o rutina en nuestra relación con Dios, en lugar de una posición de afecto y pasión.

Al ayunar apretamos el botón de reinicio de nuestra alma. Para recibir las cosas nuevas que Dios quiere traer a nuestras vidas, tenemos que presionar periódicamente el botón de reinicio. Esto es lo que yo llamo experimentar algo fresco en el alma. El ayuno es un “regalo poderoso” que Dios nos ha dado.  

Junto con el ayuno, asegúrate de reducir el ritmo y eliminar las distracciones. Intenta agregar algunos momentos de silencio y soledad junto con tu ayuno.

1 Corintios 6:19 (NTV)

¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios? Ustedes no se pertenecen a sí mismos.

Puedes leer el capítulo completo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *