parallax background

Un poco más cerca

Subámonos al bus
November 18, 2020
No quiero ir a la iglesia
December 2, 2020

Por Carolina Doncel

¡Hola! Soy Carolina, y estoy feliz de que estés aquí.

Cuando me piden que describa mi vida, lo primero que viene a mi mente es la palabra agradecimiento. Soy una esposa enamorada, con más de 29 años de matrimonio. Honestamente, no es simplemente enamorada, más bien diría, SÚPER ENAMORADA, una mamá orgullosa, una mujer que se siente segura y convencida de que la paz verdadera, solo tiene una fuente, y es el amor de Dios derramado en el corazón. El único que permite que nuestras vidas cobren sentido y nos da un propósito que nos llena de alegría y esperanza.

Willie, mi amado esposo, es un hombre que con su sonrisa ilumina mis días. Tenemos tres maravillosas hijas que llenan nuestro corazón de orgullo, Juanita, Isabella y Valentina; y un increíble nieto que me hace vibrar y brincar el corazón de emoción.

Soy distraída, despistada, exagerada y a veces insegura, amo los tenis, las chaquetas de jean y las candongas grandes, me gustan las flores y las plantas.

Me encanta trabajar para ayudar a las personas a sentirse a gusto con su vida, y que luego juntos, podamos contribuir a que más familias sean restauradas, y así lograr un mundo mejor.

Estoy convencida al 1000% que todos tenemos un talento muy especial dado por Dios, debemos descubrirlo y desarrollarlo, y mejor aún, convertirlo en nuestro modo de vida.

Amo la expresión HAKUNA MATATA , una manera natural de enfrentar mi día a día que me ayuda a ser más feliz. Para mí, HAKUNA MATATA significa depositar toda nuestra ansiedad en brazos de nuestro buen Dios.

Soy amante de mi Colombia y del resto del mundo, me encanta viajar, además de eso, gran parte de mi familia está fuera del país.

En Ekklesia he combinado mis dos pasiones de manera perfecta: Dios y las personas.

Hubo un momento en nuestra vida, en el que mi esposo y yo dejamos de lado cualquier intención de ser parte de una comunidad, nos sentíamos fuera y desinteresados del plan de Dios; sin embargo, Dios nos sorprendió como Él solo sabe hacerlo, y recibimos del amor de Dios a través de la gente linda de Ekklesia.

Este fue el impulso que nos llevó a desprendernos de lo viejo y abrazar el futuro, que Dios, había preparado para nosotros.

Creíamos que llegar a Ekklesia había sido una casualidad, ahora entendemos que es el plan de Dios para nuestra vida, y cada situación que hemos enfrentado nos ha permitido madurar y crecer, ha sido Dios formándonos para ser parte de algo más grande. Nuestro Dios no improvisa, todo está bajo su control.

Logramos salir de la zona de confort en la que nos sentíamos protegidos, seguros y cómodos; pudimos dejar atrás tantas creencias limitantes que interferían en el plan de Dios para nuestra vida.

Ekklesia es una comunidad extraordinaria, es una fuente de alegría y de energía, rompe paradigmas y prototipos, es un lugar seguro, es pasión, amor, amistad, libertad y movimiento. Por medio de sus procesos nos ayudan a vencer el miedo, trazar un plan de acción y dar pasos firmes, para estar, cada día, un poco más cerca de la vida que Dios tiene preparada para todos.

Dios nos diseñó para cumplir propósitos más grandes que nuestra propia existencia, solamente, tomados de su mano, podremos tener éxito.

Juntos llegaremos más lejos. Únete a esta comunidad de gente imperfecta pero en el lugar perfecto, Jesús.

Leave a Reply

Your email address will not be published.